¿Ocuparse o preocuparse?

blog-preocupaHace unos años salí a almorzar con un amigo muy cercano y lo noté más pensativo que nunca así que le pregunté qué le preocupaba. Echando su cuerpo hacia atrás me contestó: no me preocupa nada, me ocupan muchas cosas. Por un momento pensé que era una de las tantas frases de cajón que los seres humanos usamos a menudo para decir lo que realmente sentimos y que no logramos con nuestras propias palabras; sin embargo con el tiempo entendí lo que quiso decir.

El 2012 fue un año muy positivo para todos nosotros en la empresa en la que trabajaba, habíamos logrado romper todos los records anteriores y nuestros indicadores económicos y operativos parecían insuperables. Al hacerme cargo del negocio para el siguiente año muchas cosas me preocupaban; en mi afán por entender y querer cambiar todo empecé a generar muchos planes y a desarrollar en papel múltiples iniciativas con diversos escenarios, quería que no se me escapara nada. Llegó un momento en el que todas las variables me agobiaron y terminaron por generar un ambiente interno de tensión que no me dejaba avanzar.

En la primera reunión de trabajo con uno de mis clientes más importantes, terminé argumentando sobre todos los posibles escenarios de cobro dentro de las operaciones que estábamos discutiendo. La reunión se tornó tan candente, que después de diez minutos se paró de la mesa y se retiró de la sala de juntas, era la primera vez que eso me sucedía.

Ese era sin duda alguna un negocio muy importante para todos en el que teníamos poca participación; dejar las cosas así no era una opción. Con cabeza fría decidí replantear la estrategia, dejé de preocuparme por todas las posibles variables y me ocupé de lo que estaba bajo mi control, me ocupé, es decir, tomé acción y preparé una propuesta más técnica haciendo énfasis en el soporte, la hice menos agresiva y lo suficientemente flexible para poder dirimir cualquier discusión en su debido momento. Tan pronto tuve de nuevo mi oportunidad y gracias a la planeación adecuada y las acciones pertinentes, logramos incrementar nuestra participación en el mercado a más del 90%, nos consolidamos como la opción preferida y hoy en día, aún después de haber dejado la empresa, ese cliente es uno de mis más cercanos amigos en la industria.

 En resumen, estaba tan preocupado con tener el control de cada variable que terminé perdiendo el foco, me tomó tiempo recuperar el camino pero finalmente y a través de mucho trabajo, pude definir las prioridades y ocuparme de ellas eliminando las preocupaciones.

Todos los días enfrentamos dilemas de diversa índole en los que pecamos por analizar demasiado o por preocuparnos sin razón. El punto es que debemos ocupar nuestra mente en tareas que pueden ser solucionadas. Para aquellas que no tienen solución, es preciso elaborar un plan para recuperarnos, lo importante es no angustiarse innecesariamente llenando nuestra mente de pensamientos negativos e inútiles.

En ese sentido, hay quienes definen la preocupación como una forma sostenida de miedo causada por la indecisión, mientras que hay otros que consideran que existen varias clases, pero generalmente las asocian con la acción de ocuparse de algo con antelación; ese es el punto principal: dedicar parte ó todos nuestros pensamientos a situaciones que aún no suceden o que simplemente no podemos solucionar.

Hay ejemplos como este que aplican en todos los aspectos de nuestra vida, la planeación financiera del hogar, nuestras metas personales de desarrollo, la educación, la comunicación con nuestros hijos, nuestra salud, aún nuestra vida afectiva puede ser un ejemplo fehaciente.

Cada que enfrento una situación angustiante, planteo e intento responder con objetividad las siguientes preguntas:

  1. ¿Entiendo bien el problema?
  2. ¿Puedo hacer algo para solucionarlo?
  3. ¿Debo hacer algo ahora o puede esperar?
  4. ¿Cuál es el peor escenario resultante?
  5. ¿Cuál es mi plan para sobreponerme en caso de que ese escenario suceda?

Después analizo mi mejor estrategia y me avoco a solucionar la situación.

Debemos tener en cuenta que hay cosas que pueden preocuparnos como la macroeconomía, las crisis políticas globales e incluso las decisiones personales de los demás; en ellas podemos ejercer alguna presión pero nunca tener control absoluto. Hay de otro lado, asuntos en nuestra área de influencia sobre las que tenemos control y que deben ocuparnos, requieren de nuestra acción para ser resueltas. Debemos enfocarnos en estas últimas dirigiendo toda nuestra atención y esfuerzo a ellas.

Transformemos la angustia en acción, verán que los resultados serán extraordinarios.

¿Han tenido algún ejemplo como el que les compartí?

¿Tienen su propia forma para atacar los problemas?

¿Creen que hay preocupaciones que no son mentales?

Saludos y todo lo mejor.

6 comentarios sobre “¿Ocuparse o preocuparse?

  1. Es preocuparse realmente tan malo ?

    Muchas veces el tener ese recordatorio constante en tu cabeza es el mejor impulso para hacer algo para mejorarlo. Aparte, en muchas otras situaciones te mantiene alerta y te aleja del peligro.

    Yo defino preocuparse como tener una intranquilidad ! Y estas pueden suceder por diferentes causas. En muchos casos son una elección, pero en otros definitivamente no.

    Entiendo que es inútil agobiarse uno mismo siendo pesimista, imaginando por adelantado las peores tragedias o desastres, Si algo así tiene que suceder; más allá de ser precavido y huirle a los riesgos innecesarios, no es mucho lo que se pueda hacer para evitarlo. Otro error en el que podemos caer es cuando ante la menor dificultad tomamos el papel de víctima, y asumimos una actitud negativa para todo lo que sigue, se por experiencia que con eso solo logramos atraer una mala energía y posiblemente como pensamos y pronosticamos, todo lo que continúa tampoco sale bien.

    En todo eso estoy de acuerdo contigo. Pero Igual pienso que existen preocupaciones sanas, y lo son porque demuestran un interés genuino por lo que queremos y por quienes nos importan de verdad. Ser despreocupado es sinónimo de ser indiferente o descuidado y para mí no hay nada peor que eso.

    Siento que aveces estamos tan comprometidos con nosotros mismos que nos volvemos indolentes con los demás! Es bueno pensar en el otro. No estamos solos ! Estamos vinculados a las personas por lo que sentimos por ellas, unos de estos lazos son realmente muy fuertes; y son estos los que le dan sentido a la vida. Y bajo esta realidad, como no preocuparnos por las personas que amamos? Creo que es válido PRE ocuparse por ellas, no pensando que algo malo les va a pasar, sino siendo conscientes y estando pendientes de lo que en realidad les está pasando.

    Un ejemplo muy cotidiano de esto pasa con los hijos, creo que todos los padres queremos proteger a nuestros hijos de todo lo malo que pudiera sucederles, sinceramente no creo que exista una sola madre que no sea “preocupona” por sus hijos! Pero ahí cabe decir que hay posturas diferentes, definitivamente no es sano que una madre sea sobreprotectora, que no lo quiera soltar, y no lo deje vivir por el temor a todos los peligros que debe enfrentar diariamente; pero si es coherente estar muy pendiente de ellos; recuerdo el caso de una amiga que sabía que su hijo no estaba bien, el era un pre adolescente “normal”, buen estudiante y buen chico en general, pero ella sentía que algo no estaba bien con él, aunque cualquiera que lo tratara pensaría que si, el chico cargó con un problema de identidad sexual desde pequeño y ella fue la única que lo notó! Todo era complicado porque eran detalles muy sutiles que en muchos momentos la hicieron dudar, pero fue gracias a que ella insistió en buscarle ayuda en contra incluso de la opinión del padre del muchacho, de la sicóloga del colegio y de todos los demás que le decían que dejara de ver problemas donde no habían que él pudo resolver eso que tanto escondía y no lo dejaba ser feliz. Esa es una preocupación que aunque la agobio por mucho tiempo, terminó con el mejor final posible. Definitivamente era más fácil ser positiva e ignorar lo que no le convencía, dejar que las cosas siguieran adelante y convencerse como todos los demás, de que no pasaba nada. Pero ella no pensó en ella primero.

    Igual está claro que el ideal es encontrar la tranquilidad, y que todos sin importar la situación que estemos viviendo tenemos la capacidad para hacerlo; pero no puede eso hacer que se nos pasen cosas importantes? aparte no podemos negar que es mucho más simple centrarse en la búsqueda de un bienestar personal cuando tenemos nuestras “bases cubiertas” o hemos tenido la oportunidad de sanar muchas cosas, pero cuanta gente en realidad tiene eso ? como estar tranquilo y pensar positivo si no tienes al menos lo básico ? No se le puede pedir ser positivo y estar bien a todo el mundo; son muchos los que necesitan ayuda y que sería de ellos si no existe nadie que se preocupe por ellos ?

    Lo que es innegable es que aveces nos “ahogamos en un vaso de agua”, y que debemos evitarlo. La mayoría de problemas tiene solución. Y que así el problema sea realmente grave también podemos superarlo o como dices tú recuperarnos y una herramienta valiosa es la forma como decidamos enfrentar la situación; pero no es sino hasta cuando se nos presentan realmente las adversidades que sabemos si estamos preparados para aplicar estas ayudas.

    Igual tengo que decir que me gusta mucho tu planteamiento sobre el manejo de las preocupaciones! Si acaso solo le agregaría después de ver todo desde una perspectiva realista, el pensar en la posibilidad de compartir tu angustia con alguien que le ayude a uno a ser objetivo y a encontrar una salida, aunque claro se debe tener cuidado de la persona que se escoja, porque se corre el riesgo de hacerlo con alguien que al contrario le “de a uno cuerda” y termine aumentando nuestra preocupación, (un tip ganador es escoger alguien que sea digno de tu admiración, especialmente si lo es en la materia en cuestión ) Ya después si pensar en que hacer en caso de que pase lo peor; considero que muchas veces una forma de pensar diferente, puede hacernos caer en cuenta de cosas que no podemos ver por estar sumergidos en nuestros propios pensamientos o nuestra tendencia de siempre creer tener la razón.

    Ahh y quizás también intentaría ponerle de antemano un deadline, porque pienso que la preocupación puede ser positiva, pero sólo mientras dure el tiempo necesario para encontrar una solución y decidirse a actuar.

    Sin embargo, para mí; este planteamiento de resolución de problemas funciona sólo para cierto tipo de preocupaciones.

    Y ya que lo mencionaste si, creo que hay preocupaciones que le conciernen más a tu ser interior que a la propia mente, aunque es esta quien nos las recuerdan; pero igual estas las sentimos más intensamente… duelen ! no aparecen de repente porque no dependen de lo malo o bueno que se nos pueda presentar cotidianamente, son las que están atadas a tus sentimientos más profundos. Yo las llamo preocupaciones del alma. Es imposible negar que hay personas que tú necesitas que estén bien para tu mismo poder estarlo. Estas cambian para cada quien, para algunos son los padres, para otros los hijos, otros familiares, el amor de la vida, o incluso esas personas que llegaron a la vida para convertirse en indispensables y terminamos llamando mejores amigos.

    Cuando hay problemas o dificultades, o simplemente cuando algo no funciona como debe ser con estas personas, es imposible estar tranquilo realmente. Porque no se trata de solucionar algo, como tú dices hay temas que no tienen solución. Se trata de que algo que pase con estas personas si tiene el poder de cambiar nuestra vida para siempre.

    Pueden pasarnos muchas cosas no tan buenas, Se puede llegar a estar en una muy mala situación económica, física, nos podemos llegar a sentir mal por muchos motivos y esto nos puede llegar a afectar de muchas formas dependiendo de la prioridad que cada uno le de a cada cosa. pero no dejan de ser circunstancias temporales y estas varían, hoy están mal, mañana pueden mejorar y gran parte de eso depende de uno mismo.

    Pero si falta una de esas personas que amas de verdad ? Si se enferma gravemente? Si sabes que le pasa algo que le duele mucho ? Si necesita algo que no puede conseguir fácilmente ? Si sientes que tú mismo le estás haciendo daño ?

    Sé que la vida es variable y dentro de eso debemos tener contemplado que estamos de paso, desde la existencia misma hasta la participación que tengamos en la vida de los demás, y que por lo mismo debemos de cierta forma estar preparados a los cambios y tenemos como obligación superar cualquier adversidad que se nos presente por trágica que sea. Pero a lo que voy es, no es válido preocuparse por esas personas que significan tanto? Acaso no es rico sentir que alguien también se preocupa por ti ?

    En todo caso todo esto no es más que mi opinión personal, no sé qué tan acertada esté, pero ya es mucho para mí poder compartirla. Sé que acá no se trata de tener la razón y tampoco me interesa tenerla. Aunque si me gustaría saber qué piensa alguien más…

    Muchas gracias por compartir esto Luis !

    Es bueno encontrar propuestas que te hagan pensar. Vivimos en un mundo que nos obliga a movernos en un ritmo tan acelerado donde prima la falta de tiempo y sobran las distracciones. Considero que es importante darse esos momentos para evaluarse uno mismo y este sitio me gusta porque lo permite pero donde no se trata de una receta a seguir, sino donde se plantea algo y se aprende rescatando lo que te sirve valiéndote en experiencias de los demás. Es algo real !

    También existimos muchos a quienes no se nos facilita expresarnos verbalmente o simplemente no tenemos con quien y lugares como estos nos dan la oportunidad de hacerlo.

    Te felicito de nuevo !
    Y te deseo y auguro mucho éxito…

    Le gusta a 1 persona

  2. Mia,
    Excelente aporte, muchas gracias por tu comentario.

    Creo que hay que diferenciar entre tener ¨recordatorios¨ en la mente y malgastar la energía con pensamientos que no conllevan a nada. Una mente estructurada tiene claros los pasos a seguir, se fija objetivos y mantiene control. Una mente preocupada no puede enfocarse en nada más y esto a su vez se refleja en la postura, el rostro y en general en la actitud hacia la vida.

    De acuerdo con que en la medida que llamemos pensamientos negativos, estos se materializan en acciones negativas. Algunos lo llaman el poder de la atracción. Por eso es importante no dejar espacio para las preocupaciones pues además de no solucionar nada si pueden transformarse en complicaciones.

    En cuanto al interés, este no debe demostrarse en forma de preocupación. Todo lo contrario, el interés debe reflejarse en acciones por las personas que uno aprecia. Te doy un ejemplo: en vez de preocuparme porque no he avisado en casa que llego tarde, debo ocuparme y enviar un mensaje. Es algo simple y mucho más efectivo.

    El ejemplo de tu amiga es una muestra fehaciente de alguien que se ocupó de la situación. Ella no sólo se quedó mascullando una posible situación sino que tomó acción y pidió ayuda. ¡Fue valiente!
    No hay que confundir el no preocuparse con pensar en uno mismo; son dos cosas diferentes. En la preocupación no existe acción, sólo pensamiento, duda, al ocuparme lo hago de mí o de los que me rodean.

    Finalmente concuerdo en que una visión externa ayuda y más si es alguien en quien confías plenamente y claro, siempre ten plazos fijos o esos pensamientos se quedan siempre en preocupaciones.

    Muchas gracias de nuevo por tus comentarios y es muy importante que sepas que no me siento dueño de la razón o que crea que mi teoría es la única válida; Sólo comparto mi punto de vista y aprecio muchísimo que hayas compartido la tuya.

    ¡Te deseo todo lo mejor!
    Luis

    Me gusta

    1. 🤔según yo puedo preocuparme y aún así pensar y actuar ! creo que mucho depende de la forma como definamos o la interpretación que le demos a cada concepto.

      En todo caso entiendo y agradezco tu punto; lo tendré en cuenta. Creo que de eso se trata; de escuchar, aprender y de ser posible crecer y yo estoy abierta a eso.

      Gracias por responder !

      Me gusta

  3. Todo problema que se nos presenta no es más que un regalo disfrazado, pero no lo vemos así solo cuando realmente se toma conciencia de ello, ves lo maravillo que es. Cuando nos encontramos con alguna dificultad, lo más sensato es tomar un momento para reflexionar, pues cada situación problemática tiene siempre algo positivo en vez de quedarnos lamentando, mejor preguntarnos: ¿Que podría tener de bueno esta situación?, y así forzarnos a buscar algún aspecto positivo, de este modo podemos cambiar nuestras actitudes esperando lo mejor y concentrándonos en encontrar la felicidad en nuestra vida.

    Por estos días buscando ocupar mas mi tiempo libre ocupándolo en actividades realmente gratificantes y productivas volví a buscar libros, audios y empecé a recordar que estoy viva, que tengo mucho que aprender de mi misma y sobre mi propia vida, toda experiencia puede ser considerada de forma que tenga un significado positivo y ahora lo estoy encontrando, desde hace ya varios meses ya, he empezado a buscarlo en todo y en todos, solo lo mejor y es ahora cuando entiendo que solo mis pensamientos son los que me hacen ser feliz o desdichada y no mis circunstancias y todo esto gracias a controlar mis pensamientos. Y me encuentro con esta página temas que me encantan y que ahora estoy en la onda de superarme cada día, gracias por la creación de este espacio.

    Algo que me ha servido mucho luego de verme en casa todo el día ocupando mi mente de pensamientos sin sentido y nada benéficos, empecé a realizar ejercicio físico diario y ¡qué bien me ha resultado! . Al principio levantarme y tener que ir a un gimnasio entrenar, caminar hasta la casa, llegar cansada, realizar los quehaceres del hogar es una tarea que agota demasiado pero me ha ayudado a apartar tantos pensamientos y problemas liberando el estrés. Ya ahora cada mañana me levanto con más energía que nunca, viendo resultados cada día, cambia mi estado emocional haciéndome sentir súper bien, además llevándome a realizar retos a los cuales les saco el máximo provecho, ahora estoy muy contenta y agradecida por cada día y no preocupada por el ayer y lo que debí haber realizado si no por todo lo que tengo que hacer.

    Me gusta

    1. Soy así!

      Me gustó mucho tu comentario y agradezco tus palabras.

      Definitivamente todo está en nuestra mente y somos nosotros los responsables por la manera como nos sentimos (esa será otra entrada). Nos llenamos de cosas positivas cuando nuestra mente lo es.

      Las rutinas son importantísimas y cuando se vuelven hábitos y estos son positivos, constituyen una combinación ganadora. Conozco personas que hacen ejercicio a diario por verse y sentirse bien, pero sobre todo porque la mente lo demanda como un mecanismo para liberar estrés o enfrentar las situaciones de cada día. Los grandes hombres de negocios del mundo tienen sus rutinas diarias: informarse, pasar tiempo de calidad con la familia y hacer deporte! Es clave para ellos dedicarle tiempo a su mente y cuerpo. Tengo amigos que consideran el ejercicio como el anti depresivo más eficaz que existe y además, es gratis!

      Me alegra mucho que estés ocupada en ti misma y en tu familia y que estés encontrando el camino adecuado, recuerda que todo está en ti.

      Un fuerte abrazo y gracias de nuevo

      Luis

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s