Hacer ejercicio nos hace felices

Jamás me gustaron los gimnasios y nunca pensé que podría pasar más de veinte minutos corriendo, me parecía algo monótono y definitivamente aburrido.

Siete años después de haber empezado a correr y con casi 6,000 kilómetros en mis piernas, pienso las cosas de una manera diferente. He encontrado en el ejercicio un complemento fundamental para mi vida; es una válvula de escape, un tiempo valioso para revisar mis proyectos, es parte de objetivos que jamás pensé conseguir como correr una media maratón, o incluso una completa, como es el caso ahora.

Correr se ha vuelto parte de mi vida a un nivel cercano a la adicción. Es algo que el cuerpo me pide y mi mente ya no se siente tranquila con el sedentarismo. Y es que todos hemos escuchado que el ejercicio es bueno para la salud. (Un estudio de la Universidad de Stanford demostró que los pacientes que se ejercitan vigorosamente tienen una notable posibilidad de vivir más que quienes no lo hacen). Los porcentajes van desde el 19 hasta el 32% y para los amantes de los detalles técnicos, les dejo el enlace en la parte inferior de esta entrada.

Hacer ejercicio nos hace felices. También se ha demostrado científicamente que los esfuerzos intensos y cortos o los moderados y largos generan una cantidad de estrés en el cuerpo asociado directamente con la liberación de endorfinas. Estas son sustancias naturales sintetizadas por el cerebro durante procesos tales como comer chocolate, meditar, bailar, cantar, escuchar música, tener relaciones sexuales y, por supuesto, hacer ejercicio. Las endorfinas promueven la calma en el organismo, reducen el dolor, mejoran el estado de ánimo, reducen la ansiedad y en general, nos hacen felices.

Por esto quizá la mayoría de los corredores en la calle te saludan amablemente, o la gente que sigues sus rutinas físicas mantiene de buen humor o por lo menos controla el temperamento. Hacer ejercicio definitivamente crea elementos favorables en la vida que se potencializan entre ellos. La gente que practica alguna actividad física normalmente come de manera saludable, consume menos licor, está más activa y se cuida más. Esto redunda en beneficios para la salud, incrementa la confianza en sí mismos generando resultados positivos en otros aspectos de su vida. Como pueden ver, son ciclos que se van reforzando en la medida que nuestra mente se fortalece y quizá por eso terminamos enamorándonos del deporte.

He conocido muchos ejecutivos importantes que inician sus días haciendo deporte y  he leído que grandes líderes mundiales tienen en sus rutinas establecidas un tiempo dedicado para la actividad física. Este factor en común siempre es resaltado por ellos en sus entrevistas como un elemento clave del éxito de sus carreras. Los presidentes de grandes empresas a menudo tienen retos personales fuera de sus trabajos que les permiten balancear los niveles de estrés y dedicarse tiempo de calidad. Estos proyectos generalmente también están relacionados con la actividad física.

Tener ese balance entre la mente y el cuerpo, no importa si dirigimos una empresa multinacional o si somos parte de una pequeña empresa, es fundamental para alcanzar nuestras metas. Sentirnos orgullosos de nuestros logros por pequeños que sean, tener la sensación gratificante de haber alcanzado algo por nosotros mismos, mirar los pequeños cambios en nuestro cuerpo y todas esas experiencias asociadas al hecho de completar nuestros propósitos, constituyen el alimento del éxito y son parte de esa buena información que nos llena de satisfacción. Hacer ejercicio trae consigo todo esto a un nivel integral en nuestras vidas.

Así que correr, montar en bicicleta, nadar o cualquier actividad física que desarrollemos, siempre traerá cosas positivas. Eso sí, debemos consultar los especialistas adecuados antes de adentrarnos seriamente en este mundo. Hay nutricionistas, doctores e instructores que pueden guiarnos en diferentes actividades y rutinas adecuadas para cada uno de nosotros. Somos diferentes y por lo tanto requerimos entrenamientos específicos.

La mente no solo se fortalece a través de los procesos, la experiencia o el aprendizaje. La mente también se fortalece con la buena retroalimentación que le produce un cuerpo sano y en constante actividad.

Feliz fin de semana y cuéntenme si les gustó el tema de hoy.

Todo lo mejor,

Luis

 

Referencias:

  1. http://www.runners.es/nutricion-salud/bienestar/articulo/correr-prolonga-vida/2
  2. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18695077
  3. https://www.vitonica.com/wellness/ejercicio-y-endorfinas-que-actividad-nos-hace-mas-feliz
  4. http://www.reverse-therapy.es/que_son_las_endorfinas-faq-2-15.htm

2 comentarios sobre “Hacer ejercicio nos hace felices

  1. Me gusta este tema por muchos motivos; pero quizás lo mejor de todo y lo más destacable es que cada vez nos volvemos más conscientes en la importancia (espero que pronto se convierta en necesidad) de incluir una cuota significativa de actividad física en nuestras vidas.

    Como lo mencionaste, los beneficios de hacerlo abarcan prácticamente todos los aspectos de nuestra vida y llegan a ser casi que innumerables. Para mí; el ejercicio es recomendable para todo y al añadirlo en nuestra rutina, vamos a obtener múltiples ventajas.

    Está comprobado que practicar deporte nos genera bienestar ! Adicional a eso todo lo que no se usa, no se incentiva o no se exige de alguna forma, se va deteriorando; y el cuerpo no está exento de que eso le suceda y es nuestro deber evitarlo.
    Pero siendo así porque nos cuesta tanto hacerlo ?
    Como yo lo veo, ningún comienzo es fácil; y uno no extraña lo que no conoce.
    Creo que todos aquellos que crecimos sin haber incluido al ejercicio como parte esencial de la vida y lo conocimos siendo ya más grandes, se nos dificultó más el decidirnos a hacerlo; con el pasar del tiempo nos vamos llenando de excusas para no probar! es incuestionable que entre más adultos somos, más debemos luchar contra esa mentalidad casi generalizada de que el ejercicio es algo molesto, pesado y aburrido. Lo cual es una gran mentira, en realidad es algo que podemos llegar a disfrutar muchísimo pero que no comprobamos, hasta que no lo adoptamos.

    Y es que existiendo tantas formas de hacer deporte es imposible no encontrar algo que nos llene. la oferta es inmensa, si nos atrae el baile, bailemos, si nos gustan las clases, tomémoslas, si nos gusta el gimnasio, entrenemos; solo démonos la oportunidad de hacer algo.

    Y aunque nunca es tarde para empezar, pienso que al tener conciencia de las muchas cosas positivas que nos trae el ejercicio debemos incentivar a las personas que están a nuestro al rededor y en especial a nuestros niños para que empiecen lo más pronto posible, entre más temprano mejor. Un niño o un adolescente deportista es alguien que se desarrolla y crece aprendiendo anticipadamente un sin fin de herramientas que le van ayudar a ser un adulto mejor! entre ellas: disciplina, constancia, perseverancia, valor, fuerza, coordinación, va a conocer las recompensas del esfuerzo continuo y al mismo tiempo se va a acostumbrar a evitar caer en sedentarismo, le va ayudar a mantenerse saludable, a mejorar su autoestima; va a conocer más de sí mismo y de sus capacidades infinitas y le va a poder sacar el máximo provecho.

    Igual a la edad que empecemos y sin importar lo que hagamos, la idea es movernos; es darle al cuerpo la posibilidad de llevarlo a sus límites y sacar lo mejor, de explotar un poco parte del potencial que tenemos; no hay nada mejor que retarnos nosotros mismos y demostrarnos que somos capaces de lograr lo que nos proponemos.

    Tampoco importa la motivación particular por la que iniciemos; (ya sea por salud, por físico, estrés, vitalidad, energía; o lo que sea) lo importante es decidirnos a hacerlo; es llegar a tener la convicción de cambiar nuestra vida para mejorarla; por supuesto que eso trae impreso una cuota de sacrificio, pero yo creo que a la final no hay nadie “inmune a sus encantos”; y que no termine pensando que ha valido la pena.

    Ahora que estoy un poquito más cerca de ese mundo; podría decir que no conozco a nadie que no se haya sentido mejor después de iniciar el hábito de practicar un deporte o realizar una actividad física con regularidad. Yo hasta ahora estoy en el camino de aprender y me siento muy satisfecha de haber encontrado esta pasión que ya es forma de vida para mí; ahora lejos de ser un sacrificio entrenar, son los días en que no hago nada físico en los que no encuentro paz.
    Espero haber podido compartir de una buena forma parte de lo que significa para mí este tema; sobretodo porque me encantaría que muchas personas probaran y sintieran lo que yo siento.

    Felicitaciones por tu carrera Luis ! Ya eres un ganador por aceptar el reto.

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias Mía por escribir y por tu mensaje de aliento. Creo que dejas muy clara tu experiencia y lo importante que es para ti el ejercicio. Se vuelve tan necesario que la ausencia de él ya es de por sí un malestar. Cuando te levantas el cuerpo acostumbrado y felizmente adaptado a su rutina, te pide salir, moverse, ejercitarse. Escribes algo muy importante: esperemos que el ejercicio se convierta de alguna manera en una parte obligatoria de nuestras vidas, habría menos problemas mentales y físicos sin duda alguna.

      Gracias de nuevo y todo lo mejor,
      Luis

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s