Musica.

Dejo de lado los audífonos y me recuesto sobre la silla mientras revivo en mi mente uno a uno los acordes que acabo de escuchar así como las memorias que dieron inicio a todo esto. Aún falta mucho pero el trabajo de David Cruz ya es tangible; es una sensación maravillosa escuchar los instrumentos dándole vida a una idea que se volvió canción.

Creo que la música siempre me ha acompañado; recuerdo estar muy pequeño cuando le seleccionaba la música a mi papá mientras tomaba con sus amigos. En esa época la música no se descargaba de la red, aún no había internet. Los amigos de farra de mi papá, Diego y Miguel eran melómanos incurables. Esperaban los discos de vinilo que llegaban desde Nueva York con ansiedad para estrenarlos en un ritual inevitablemente acompañado por aguardiente y muchas historias de salsa. ¿Quién hizo los arreglos? El cuatro maravilloso de Yomo Toro,  los bongos de Roberto Roena. El siguiente paso era vendérselo a los bares, una botella de aguardiente y cincuenta mil pesos.  De los bares y de mi papá salió el gusto por la salsa, los boleros y la música vieja, gusto que mi Cali Bella enfatizaría con el tiempo. Y cómo no si la Salsa fluye en Cali como esa brisa infaltable de las cuatro de la tarde que baja de los farallones, y respiras ese ambiente bohemio que en cualquier esquina te regala un concierto improvisado o unos tambores jugando con el aire.

Precisamente hace muchos años, allá por un  Diciembre de 1984 y después de salir de clase de mecánica, me detuve junto a otras no más de 150 personas en uno de los laterales de la plazoleta de San Francisco a escuchar una orquesta casi desconocida para mí pero que de inmediato me llamó la atención. Después del mini concierto me acerqué hasta el que parecía su director para pedirle un autógrafo. Se detuvo camino al camerino improvisado y con todo el tiempo del mundo me escribió a mitad de página con cariño para… levanto sus ojos y le dije, Luis, maestro. Terminó los ¨garabatos¨ y me devolvió el cuaderno que con el tiempo perdería la tinta. Esa fue la primera vez que vi de cerca al que el pasado 9 de Diciembre  hubiese cumplido 67 ferias de Cali. El maestro Jairo Varela.

jairo-varela Foto tomada de http://www.El Tiempo.com

Las anécdotas vuelan y se agolpan en la mente, todas nos cuentan la historia de maestros que aman la música, la sienten, la persiguen, la entienden como nadie más. Por ejemplo, el maestro Jose Antonio ¨Chepe¨ Chicaiza que escucha en otra dimensión, que sabe cómo fluyen las notas antes de que estas siquiera se encuentren, que no se imagina sino que siente. Él me contaba de sus charlas con Luis Felipe González, otro maestro del bajo y de cómo algún día en un viaje en New Orleans Luis Felipe escuchó una banda tocando charlestón y pensó para sí mismo, mi música debe tener ese ritmo;  días después la Saporrita, del que se dice es el disco bailable más vendido de todos los tiempos, nacería con esas notas.

La música tiene esa energía vital, esa magia que te desconecta o te lleva donde quieres estar, pero no físicamente sino con la mente, con los sentimientos. La música siempre ha sido mi cómplice preferida, en ella me escondo cuando estoy triste o es ella la que habla cuando estoy alegre, la celestina perfecta para la noche, para enamorar, para perderse, para bailar que es como hacerle el amor a la misma música. Lo mismo una parranda que la banda sonora perfecta para escribir. Lo mismo me arranca risas que lágrimas. La música acompaña, llena, en una canción encuentras la manera de desahogarte a todo pulmón o de olvidar por unos minutos algo que te entristece. Cómo alguna vez me escribió en un trino Santiago Cruz, una canción es el espejo donde cada uno se mira; yo añadiría que nos vemos y encontramos exactamente lo que necesitamos.

Termino de escuchar la canción con Jorge Chicaiza cantante lírico y popular –decisión en la que se debate – hijo del maestro Chepe y me dice: está brutal ¨Fernandito¨. Tiene la mitad de mi edad así que ese diminutivo se le escucha gracioso. Esta brutal me repite y yo sonrío y pienso para mis adentros que es cierto, que esa tonada que no me dejaba en paz en ese vuelo a Cali parece hacerse realidad.

img_0955

Esta entrada es un poco más corta de lo normal pero tiene muchos agradecimientos:

  1. Giovanni Agudel Mancera quién no sólo escribe sino que ayuda a muchos. Les recomiendo esta entrada de su blog. http://blogs.eltiempo.com/la-sal-en-la-herida/2016/12/09/el-dia-en-que-jairo-varela-nos-secuestro-homenaje-al-maestro-en-su-cumpleanos/
  2. La orquesta los Fenix de Colombia, David, Santiago, Jorge, Jose Antonio y cómo no a la maestra Maria del Carmen.

Feliz fin de semana con mucha música.

Luis

6 comentarios sobre “Musica.

  1. La Música! cosa bella y eso.
    Creo que nuestra familia la lleva en la sangre, cada uno a su gusto, a su modo, pero nos acompaña. Esta entrada ha removido hoy muchas cosas, me pareció estar escuchando a la abuela cantando Malagueña, al abuelo silbando como “la mirla”, a mamá cambiándole las letras a las canciones pero sintiéndolas como nunca, a la chiqui cantando a gritos canciones de Katy Perry en Rock in Rio, al tío 😛 es claro, siempre lo imagino bailando y cantando su salsa a pulmón y yo con mis canciones aullando como dice mamá, pero vibrando con ellas. Oir tus sueño es maravilloso, trasmite lo que eres, sabor! y que maravilla que eso que llevamos dentro logre materializarse.
    Yo no soy yo sin la música, ella hace parte de mi todo el día, desde que me levanto hasta que llego a casa después de una jornada de trabajo y estudio, es mi escape, es mi alegría, es la forma de expresarme a mi y a otros lo que siento, soy yo, y aunque para muchos puede ser un distractor mientras realizan una tarea, para mi es el impulso a realizarla.
    Has tenido la oportunidad de conocer a grandes, de verlos vibrar y sacar todo lo que son en un escenario, y solo espero que tu puedas ser mucho mas grande que ellos.
    Que viva la Música! y de paso aquellos que nos dejamos llevar por ella.
    Un abrazo!

    Me gusta

    1. Espectacular
      Mejor no pude haberlo puesto yo. Somos agua 75% y música 100%, es nuestra esencia, nuestra sangre, nuestra alma y nos acompaña incondicionalmente a rompernos la garganta a enamorarnos o a relajarnos con sus notas. Gracias por ser siempre tan alegre y darnos esa buena vibra
      Luis

      Me gusta

  2. La música es savia, es sabor, eco. Musa, es la sangre que corre por mis venas. Si existen muchas vidas, yo me atrevería a decir que en una de ellas, yo tuve un encuentro íntimo con ella. Es decir, fui cantante, toqué algún instrumento. En fin, desde siempre me ha acompañado, en los buenos y en los no tan buenos momentos, porque la música cuenta historias y en si misma es historia. Marca momentos trascendentales, no solo en la vida de un ser humano. Sino de una sociedad, de una época, es el reflejo de lo que somos, de lo que pensamos, de lo que sentimos y soñamos. Que emoción tan grande, cuando escucho una canción que me gusta, a veces con sólo escuchar una melodía, es suficiente, para poner en imágenes lo que me trasmite, inmediatamente me remite a un espacio, a un tiempo, me remota a memorias que creí olvidadas.
    Sigue inspirándote, volviendo notas tus palabras. Que la musa, esa que para muchos de nosotros es la música, te acompañe como siempre. Recuerda que tengo un poco de discos, porque siempre que escucho una canción, que me hace vibrar el alma y muchas el cuerpo, digo que es mía. Un abrazo sonoro, te quiero mucho.

    Le gusta a 1 persona

    1. Espectacular!
      La música efectivamente te hace omnipresente, es la manera más fácil de viajar de transportarse en el tiempo de traer a los que se ama y de ir a verlos, sentirlos. La música es parte de la vida del hombre, es parte del latir del universo;
      Gracias por estás palabras tan hermosas!
      Beso

      Me gusta

  3. Me encanta este tema Luis ! Es de esos que despiertan fuertes emociones las cuales se trasmiten al escribir sobre ellos, es claro que al hacerlo pesa más lo que se siente que lo que se piensa y por eso el resultado siempre es muy rico de leer.

    Y bueno tengo varias cosas que opinar como siempre 🙈; pero primero quiero felicitarte, obviamente estás incursionando en un proyecto al respecto; no me imagino lo complejo que puede llegar a ser lanzarse en ese mundo; pero suena como un sueño y me alegra saber que lo estás cumpliendo; te deseo de corazón que sea lo que esperas y sobretodo que te lo goces al máximo y estés muy feliz mientras lo desarrollas, es el primer paso de un camino que supongo que es desconocido, pero (conociendo tus talentos para escribir) seguramente también muy exitoso y no hay mejor forma que empezarlo con la energía y actitud más positiva!

    Todo tipo de arte es un recurso para expresar lo que se lleva adentro, pero no hay ninguno que tenga tanto impacto ni aceptación como la música. Su versatilidad es casi infinita y la accesibilidad óptima; la encuentras por doquier y no sé requiere de nada para disfrutarla. Es la protagonista en todos los actos culturales… No existe carnaval, feria, fiesta, celebración ni manifestación de alegría por simple que sea, que no dependa de una u otra forma de esta.

    Tiene un poder y un alcance infinito e inigualable, cada lugar tiene por lo menos una canción que sin serlo, se ha vuelto su himno porque define e identifica a su gente; hay melodías que hacen vibrar pueblos enteros. Porque eso hace la música, usa un lenguaje diferente y universal cargado de contundencia que difunde mensajes que le llegan fácilmente a la gente y la convoca a sentirse mejor y hasta la une; es imposible ignorar la conexión inmediata que existe con alguien cuando te das cuenta que compartes gustos musicales. Aparte tiene esa potestad de derribar fronteras, acortar distancias, eliminar diferencias y desaparecer limites. O quién no ha vivido la inmensa emoción al llenarse de la energía emitida por la gente gritando al unísono en un concierto; se ha unido a un coro con gente desconocida en un evento especial o ha sacado pecho cuando suena una de de esas canciones que te llevan a tu país estando en otro.

    La música es una de las mejores maneras de experimentar libertad y sin duda alguna una de las formas más hermosas de alimentar el amor porque es de los regalos más lindos que se pueden dar y recibir pues viene del corazón; con ella se puede ser autónomo para sentir, para exteriorizar, es imposible no pensar en lo que tenía que estar pasando el compositor de algunos temas para llegar a lograr ciertas obras magistrales, y como no fantasear con llegar a ser la inspiración de alguna de esas historias de amor y/o pasión perfectas, o sentir pánico por llegar a experimentar esos momentos de extrema tristeza y desamor.

    Definitivamente la música también ha estado conmigo siempre; amenizando y protagonizando mucho de lo que me pasa; para esta altura ya nuestra historia es larga y compleja (como todas las mías)… Me he comprometido con ciertos estilos por épocas, pero no me he mantenido fiel y así he andado por diferentes géneros por lo que en mis listas existe una variedad bastante nutrida de ritmos, obvio tengo mis favoritos de todos los tiempos que no las tumba nadie; pero igual he guardado aquellas por las que me he dejado conquistar por ratitos. Tengo mi propia fonoteca del alma, en la que han quedado grabados temas que guardan momentos, detalles, secretos, y en donde con seguridad está resumida mi vida entera; cada uno significa algo y al sonar me hablan al oido para regalarme recuerdos específicos (de épocas, de experiencias, de personas, de situaciones, de lugares etc) pero que sin falta, vienen repletos de sentimientos.

    Por eso no puede pasar desapercibida para mí, me gusta escuchar lo que cuenta con sus letras pero también con sus ritmos! La he disfrutado al máximo tanto escuchándola como bailándola y es que eso es lo hermoso de esto, que ofrece de todo, puede con sus palabras llegarme hasta lo más profundo de mi ser, así como hablarle directamente a mi cuerpo, y es que bastan unos buenos acordes y arreglos para doblegar por completo mi voluntad; me seducen y me obligan a moverme; existen canciones en idiomas completamente desconocidos, o incluso melodías sin letras o con letras irrelevantes que tienen un pacto con otra parte de mi, porque las entiendo y las gozo sin tener que razonar.

    Puede hacerme sentir mejor en segundos como muy pocas otras cosas… Me atrae, me incita, y dependiendo del momento y del ritmo he recibido de su parte todo tipo de invitaciones y las he aceptado todas.
    Igual me he estremecido escuchando alguna voz clásica, como me he divertido bailando una canción de moda, me he enamorado con mis canciones favoritas y hasta he explotado la parte más extrovertida de mi con un reggaeton, no he parado de moverme por horas con electrónica, me he perdido irremediablemente en una salsa, he cantado con todo mi ser un vallenato o una ranchera, me he desbaratado intentando seguirle el ritmo a los géneros ajenos y rápidos y me he entregado sin reparos escuchando un nuevo autor; he disfrutado el rock, el pop y por lo general soy abierta a todos los ritmos (viejos y nuevos); aunque tengo que aceptar mi debilidad por aquellos que involucran instrumentos caribeños, Aunque no soy muy buena ni tampoco lo practico como quisiera, adoro el baile, considero que los movimientos coordinados de pareja son muy sensuales y se puede demostrar todo; o yo por lo menos bailando he sentido todo, creo que hay temas que fueron diseñados para eso.

    Tanto así la siento! existen canciones que pueden eliminar todo lo demás, que me secuestran de donde este y me llevan con ellas, otras que juegan con el tiempo; algunas veces deteniéndolo y otras acelerándolo porque piden noche y hasta amanecidas; otras que me cortan el aliento, porque hasta huelen y saben y otras que ha dejado huellas imborrables con recuerdos nostálgicos de ausencias; pero la mayoría me traen momentos alegres, de risas, de anécdotas, de amigos, de amor, indiscutiblemente me ha hecho soñar y me he derretido con ella!

    No puedo pensar mi vida sin música, para mí representa la sazón y el sabor que le pongo a mis días; mi compañía casi permanente, donde exploto mis gustos, preferencias y lo que me mueve, la autora y copartícipe de muchos de mis mejores momentos, esa confidente que juega con mi lado más emocional, mi más efectiva medicina, mi inspiración, mi refugio y mi fuente inagotable e incondicional de buen animo; soy de esas locas que canta y baila y casi que interpreta cuando está sola y en cada actividad que me lo permite. Si, me confieso amante total de la música, Y admiro un montón a los artistas, así que espero algún día escuchar algo de tu trabajo en la radio y te aseguro que desde ya puedes considerarme tu fan 😊; aunque no sé si eso sea bueno realmente 😛!

    Le gusta a 1 persona

  4. Mía,
    Impresionante manera de definir lo que sientes. Si no lo haces ya, te invito a que escribas tu propio blog o tu libro porque sabes exactamente cómo llevar al lector a experimentar lo que quieres decir.
    Concuerdo contigo, la música es un viaje, un confidente; y de esos buenos que no se burla de tus notas desafinadas ni de tus lágrimas de tristeza. Es expresión en lo más profundo del ser y despierta pasiones sin importar de dónde vengas.
    Defines de una manera muy especial tu relación con ella y dejas entrever que despierta todas las pasiones en ti, bien por eso.

    Gracias por tus palabras. Pronto escucharás algo en la radio y si no alguna vez dejaré algo aquí, porque es otra pasión que me llena y que muero por compartir.

    Sería un honor que fueras mi fan, yo me declaro uno de tu manera de escribir.

    Todo lo mejor
    Luis

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s