¡Vacaciones!

Uno de los momentos más esperados del año; cuando el celular deja de sonar, cuando el teléfono no te levanta sino que tú lo despiertas a él, cuando el tiempo avanza más lento, cuando nos vamos de vacaciones.

Los de tierra fría buscan la playa, los de tierra caliente se van a la montaña; aeropuertos, terminales, carreteras, hoteles, todo se llena de millones de personas que buscan salir de la rutina, cambiar de ambiente, conocer, disfrutar de otros lugares, tomar vacaciones aunque haya que descansar después de llegar del viaje.

La sensación irremplazable de hacer maleta, de tomar carretera o de ir camino al aeropuerto no puede opacarse con nada, ni las filas, ni los retrasos, ni los precios altos, salimos a divertirnos y nos divertimos cueste lo que cueste. A veces con amigos, a veces en familia o simplemente en compañía de un buen libro, decidimos dejar nuestra vida diaria por unos días para llenarnos de experiencias, de imágenes, de recuerdos. Porque al fin de cuentas eso es lo que vale, todo lo material que atesoramos puede irse en un abrir y cerrar de ojos, pero los atardeceres, los bailes, las risas, los sabores, los amigos que conocemos cuando viajamos se quedan guardados en nuestra mente para siempre. Yo aún tengo recuerdos de mis vacaciones de niño; normalmente con la familia, íbamos a la playa por los famosos cinco días y cuatro noches. Eran mis encuentros con el mar y el olor a sal, el olor al aire acondicionado de los almacenes y de los hoteles, la comida con sabor diferente, la música en vivo. Todas esas experiencias que nutrían mis charlas con amigos cuando regresaba, eran la respuesta elaborada de ¿Dónde fuiste de vacaciones?

¿Qué es lo delicioso de salir de vacaciones? Hacer una pausa, un alto, un cambio. Nos regalamos un descanso en los pensamientos, en las emociones, nos regalamos mucho aprendizaje, mucha información. Las vacaciones son recarga de energías, así lleguemos físicamente agotados, son inspiración, son sonrisas que nos atacan a solas, son el tiempo mágico en el que valoramos precisamente eso: nuestro tiempo, los momentos de calidad que nos regalamos.

Yo ya llevo varios meses de vacaciones, porque como leí hace poco, cuando uno hace lo que le gusta no tiene que volver a trabajar ningún día de su vida. Así que yo no trabajo, yo hago lo que me encanta, divido mi tiempo entre la pasión por la música, la escritura y correr, aprecio cada aliento y cada minuto de vida, lo disfruto, no tomo nada a la carrera pero tampoco dejo pasar las cosas importantes.

Igual me voy de vacaciones, a llenarme de sueños, a recargar la imaginación, a probar sabores nuevos, a refrescar la mente que con seguridad seguirá aferrada a sus memorias pero que renovará imágenes, me voy a disfrutar de unos días a otra velocidad, con otro ritmo, con otro sabor. ¡Ya les contaré!

Y Uds. ¿Qué van a hacer estas vacaciones?

Feliz fin de semana largo

Luis

4 comentarios sobre “¡Vacaciones!

  1. Las tan anheladas vacaciones… en el colegio eran mis favoritas, porque cuando no eran los viajes largos a lugares maravillosos con la familia, eran los eventos con amigos, pijamadas, salidas, asados y demás, y las que mas disfrutaba eran las de mitad de año, porque es la época de mi cumpleaños y lo otro era porque sabía que iba a ir de shopping para comprar los nuevos útiles del colegio y eso era genial. A mamá no le gustaba de a mucho porque siempre cogía los cuadernos maaaaas caros, pero para mi era toda una choco aventura porque amaba ese olor de las cartucheras y los colores en la cajita sin abrirla.
    Ahora en la u, ya no las espero porque se viene un tiempo para conocer y hacer algo nuevo sino porque justo en las ultimas semanas del semestre uno ya no es persona y lo que más desea es llegar a casa y saber que no hay nada más pendiente por hacer (eso no quiere decir que no ame el tiempo en la universidad) y del trabajo, pues que puedo decir, hace poco entre, entonces por ahora vacaciones no pido, porque hago lo que me gusta, aprendo todos los días y mis compañeros son lo máximo.
    Puedo decir que he tenido muchas vacaciones de lujo, han sido maravillosas y me han llenado de muchos recuerdos, y a estas alturas (lo digo como si fuera muy vieja), con 24 años, sigo disfrutando de ellas como si tuviera 5!

    Le gusta a 1 persona

    1. Súper tú mensaje, yo también recuerdo el olor a útiles nuevos. Creo que esos recuerdos que vienen con olores, sabores e imágenes son los que se han arraigado más dentro de nosotros.

      Me encanta leer sobre cómo te sientes en tu trabajo, despertarse todos los días para hacer algo que nos gusta es lo mejor.

      Besos

      Me gusta

  2. Creo que las vacaciones son espacios vitales para el ser humano, son pausas necesarias de desconexión, y cuando hablo de desconexión, no hago referencia al mundo, sino a la rutina, a lo cotidiano.por salud física, pero ante todo por salud mental, es fundamental para mí, desconectarse del trabajo, de la gente que comparto ese espacio, incluyendo a mis amigos, sólo los tengo nuevamente presente, casi finalizando mis vacaciones, para llevarles un detallito o recuerdo dulce de la tierra que conocí, por ello para mi las vacaciones súper, son aquellas que paso con mi familia; no me gustan los paquetes turísticos, ni las multitudes permanentes, amo la tranquilidad, la privacidad, el silencio, tal vez por ello me encantan las puestas del sol, los paisajes, la gastronomía, las ruinas, la construcciones; todo aquello que cuente o de cuenta de la historia de un pueblo. Disfruto viendo artesanías, bailes y trajes típicos de la región, amo manejar mi tiempo, ser dueña de mis vacaciones, no depender de horarios y grupos, decidir mis prioridades, mis intereses, las paradas, los recorridos y caninos por hacer, escuchar a la gente nativa del lugar, preguntar. Más que adentrarme en el mar, me encanta sentarme en la playa debajo de una palmera, sentir la brisa y el aroma del mar,ver una puesta de sol o un cielo estrellado, donde una wye otra estrella fugaz se deja ver. Me encanta ver como manantiales de agua dulce de unen con el mar, caídas de agua. Si bien no tengo espíritu aventurero, pienso que la mejor inversión es viajar, así se al pueblo o ciudad vecina, no importa si es en carro, tren o avión, eso si en bus ni loca, odio el aroma a ambientador dulce de los buses, el aire acondicionado y el olor a baño, prefiero el carro de la casa y parar y llegar hasta donde tú quieras que sea tu destino, levantarte tarde, comer lo que quieras o madrugar, si el paseo lo amerita. En fin, para mi las vacaciones son un oasis, un bálsamo, una posibilidad de relajarte y recargarte para volver a empezar. Así que si tienen la posibilidad de vacacionar, arreglar maleta, montaña, desiertos, sabana, río, mar o ciudad, siempre es lo máximo y más si se hace en buena compañía. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s