Coincidir

Para mí las coincidencias no existen. Simplemente no creo en el concepto generalizado de que las cosas pasan porque sí. Creo que hay que hacer que las cosas sucedan. Considero que todos podemos estar en el lugar y momento adecuados, pero esto no viene por el universo, viene porque nosotros hacemos que eso pase.

La Real Academia de la Lengua, en una de las definiciones que más me gusta, dice que coincidir es ¨ocurrir a un mismo tiempo, convenir en el modo, ocasión u otras circunstancias.¨ Al menos desde el punto de vista de la semántica, coincidir no tiene nada que ver con la alineación de los astros o con la suerte (que no existe para mí) sino con el efecto de lo que sucede al mismo tiempo; lo que queremos nosotros mismos que suceda al mismo tiempo.

Ya que hablamos de suerte, la Real Academia de la Lengua define la suerte como ¨el encadenamiento de los sucesos, considerado como fortuito o casual.¨ Pero de nuevo, la suerte no existe, la suerte se fabrica. Como dice el proverbio chino, ¨entre más practico más suerte tengo.¨ O como dice la canción de Willie González, ¨No es causal, los dos buscamos eso.¨

Coincidir entonces, se puede definir como el esfuerzo hecho para hacer que las cosas pasen; buscar que el momento oportuno se dé o estar ahí en ese lugar en el momento adecuado. Pero lograr esa coincidencia no es fácil. Tratar de alinear la mente con un objetivo es tarea difícil. Ahora, imagínense alinear la mente de dos o más personas; alinear sus estados de ánimo, sus decisiones, sus supuestos y prejuicios, el tiempo y las ganas que cada uno puede poner en la ecuación y las circunstancias externas que se dan todo el tiempo y que nos afectan. Por supuesto, todo se complica aún más cuando involucramos nuestras emociones.

Hay oportunidades que dejamos pasar en la vida por esa falta de coincidencia, entendida como no haber hecho lo suficiente o haber tomado una decisión contraria que nos alejo del sitio y del momento en el que debíamos estar. Hay relaciones que nunca empiezan u otras que mueren porque dejamos de coincidir, porque no nos alineamos con lo que queremos sino que nos alejamos de ello. Se nos puede pasar la vida entera y no llegar a lograr lo que buscamos, porque simplemente no hicimos que las cosas sucedieran.

Nada se logra sentados esperando a que suceda; nada se logra tomando acciones que sabemos que nos alejan de lo que queremos. Lo que deseamos se logra haciendo todos los días lo que haga falta.

Mucha gente a menudo se pregunta por qué la gente exitosa tiende a triunfar o por qué los ganadores tienen a estar siempre en los primeros puestos. No es una cosa de astros, créanme, es la respuesta sistemática al trabajo duro y decidido por lo que queremos. No basta solo con estar ahí o dejarse estar. No podemos repetir los mismos errores toda la vida y esperar a que el resultado cambie. Podemos dar las excusas o las justificaciones que queramos, pero si el resultado es el mismo y nos aleja de lo que queremos, entonces la acción es equivocada.

¿Qué hacemos a diario para generar ¨coincidencias¨ positivas en nuestras vidas? ¿Qué hacemos para acercarnos más a lo que queremos?

Compartan sus comentarios, nos seguimos leyendo.

2 comentarios sobre “Coincidir

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s